viernes, 23 de febrero de 2018

Abanicos japoneses que originan sutiles sensaciones









Mientras ojeaba en internet El Viajero, suplemento del periódico El país, capto mi atención una de las propuestas, publicada el 29 de enero de 2018, con el título “Los 10 mejores lugares para ver los almendros en flor en España” y, dada mi afición por las almendreras y las abejas, me apliqué sin demora en la visión y lectura del mismo, con la fugaz esperanza, iluso de mí, de encontrar entre ellos el Valle medio del Cidacos y alrededores… Sin poner en entredicho el encanto de los diez lugares mencionados en el artículo, espectáculos naturales que invitan a visitar encarecidamente en las próximas fechas, cuando los almendros, en flor, activan su embrujo al desplegar un abanico japonés que origina sutiles sensaciones… No tardé en desengañarme que entre los diez espacios  elegidos no estaban las Almendreras del Valle medio del Cidacos y alrededores.




Herido sentimentalmente, pues mi vínculo y compromiso con el desarrollo y conservación de estos maltratados paisajes vienen de varias décadas atrás, tiempo durante el cual he manifestado, en los diferentes foros en los que participé, mi admiración por la gala paisajística que ofrece la campiña de la comarca arnedana entre Arnedillo y Autol: un conjunto de mosaicos con teselas irregulares en tamaño y forma, texturas algodonosas con los almendros en flor, cobrizas o cenizosas que aportan los olivares o las impresionistas propias de los viñedos, que al ser contemplados desde los oportunos miradores que constituyen las atalayas defensivas, eremíticas o, simplemente, rocosas que jalonan el valle, tienes la sensación de gozar de la visión de luminosos mosaicos bizantinos, de minuciosos detalles y brillante colorido.



 
Contemplarás, desde cualquiera de estas privilegiadas atalayas, un paisaje… amable, refinado y sereno, como de pintura yamato-e (1) (Junichiro Tanizaki) (2), que te invita a descender,  perderte en él, sentirlo cerca, tocarlo. Sensaciones que se subliman en este periodo efímero, estacional, durante el cual florecen miles de almendros, arboles austeros sin afán por destacar, desinhibidos, muestran ahora sin tapujos su sensualidad, te engatusan a la par que te envuelve una fragancia melosa y el vuelo ávido de miles de abejas, para libar el primer néctar de la primavera, susurraran en tus oídos su sinfonía monocorde… Pues bien, los próximos días, tras el paso de los frente fríos y las abundantes precipitaciones que nos acompañan desde las fiestas de Reyes, podrás gozar todas estas emociones. Si, además, tuvieras la fortuna de añadir a la tardía floración de este año, la nieve en las montañas de Peña Isasa o Moncayo, contemplarías algunas de las más bellas estampas que esta comarca, probablemente con la mayor concentración de almendros del norte de España, pueda ofrecerte: manto níveo en las cumbres y delicados velos florales en el valle.










No desmerecen las Almendreras del Valle medio del Cidacos y alrededores con los diez lugares señalados en El Viajero, que, por cierto, solo recoge un espacio del norte de España, coincidente con el lugar donde rodó Ridley Scott una parte de su película El Reino de los Cielos… Si bien, no son nuevas mi quejas sobre lo mal que tratamos nuestros recursos paisajísticos y lo miopes que nos mostramos en la gestión de los mismos, debo de reconocer, también, que los diez territorios del artículo venden mejor sus encantos que nosotros, asignatura que suspendemos sin miramientos.




Sin perder de vista las dos quejas expuestas, acompañadas de un alto grado de desesperanza, y sin ser amigo, a priori, de establecer juicios de valor sobre los usos que los agricultores hacen de sus tierras, sobre las que proyectan sus afanes, en base a rentabilizar los esfuerzos según las demandas del mercado y las recomendaciones de las políticas agrarias; no puedo, por contra, dejar de reprochar a los responsables de la gestión territorial, a quienes considero culpables de la presente situación, el estado de unos paisajes que sufren fatiga crónica y falta de propuestas imaginativas para reinventarse de manera permanente, que lastran así su desarrollo sostenible de cara al futuro.



Como señalé anteriormente no debes perderte el encuentro anual con estos paisajes: “desplegados abanicos japoneses que originan sutiles sensaciones”, acércate para ello hasta los pueblos de Arnedillo, Santa Eulalia Somera o Bajera, Herce,  Préjano,  Arnedo,  Quel,  Autol  o, en las cercanías, a las Bergasillas, Bergasa, Villarroya o Grávalos, y pregunta a los lugareños, conocedores como nadie de los mejores rincones para caminar entre almendros en flor,  por los caminos para llegar a ellos, te encontraras inmerso en escenografías fantásticas que dan pie a todo tipo de posibilidades lúdicas. 



La nieve ha desaparecido con prisa de la cumbre y faldas de Peña Isasa, sin dar tiempo a una floración generalizada, intensa, de los almendros, nos ha privado así de imágenes de gran fuerza visual, mas descuida no te defraudará lo que vas a encontrar los próximos días; Moncayo, por el contrario,  se muestra conmovedor, gallardo, como hacía años de nieve, y con las almendreras en flor de Grávalos o Villarroya nos regalaran fotografías que atraerían gustosos a los japoneses si conociesen estos paisajes, les recordarían sus almendros en flor con el Fujiyama nevado de fondo… estamos ya en esos pocos días para poder mirar atónicos estos paisajes que enervarán con serena embriaguez, melosa, tus retinas. Si te arrimas quedaras prendado.





(1)     Pinturas Yamato-ees un estilo de pintura japonesa inspirado en las obras pictóricas de la dinastía Tang y desarrollado a finales del periodo Heian. Las obras pictóricas Yamato-e generalmente están acompañadas por textos que relatan narrativas y que muestran la belleza de la naturaleza por medio de representaciones de lugares famosos o meisho-e, y de las cuatro estaciones oshiki-e. Las imágenes no son simbólicas y tienen el objetivo de ilustrar la belleza de la naturaleza.
(2)     El cortador de cañas. pag. 21, de Junichiro Tanizaki (Tokio1886 – Yugawara 1965), uno de los principales exponentes de la literatura japonesa del siglo XX, se licencio en la universidad de Tokio y pronto se sintió atraído por la literatura occidental.






lunes, 11 de diciembre de 2017

Napoles, pasión y contrastes (2ª Parte)





Nápoles es pasión arquitectónica y contraste estético, basta fijarse en las iglesias, Chiesa del Gesú, Chiesa di San Francesco di Paola,… o el Duomo, entre varios centenares, o bajo la superficie construida, Catacombes de San Genaro o el  Napoli Sotterranea bajo la Chiesa di San Lorenzo. Hay claustros para todos los gustos, pura fantasía y color en los azulejos de la reconstrucción de la Chiesa di Santa Chiara, o aquellos que desde las alturas de la Certosa di San Martino vigilan al Vesubio con recelo, a la par que observan con sobriedad y grandeza de miras la ciudad…












No en vano porfiaba Michele, el joven napolitano, con gestos amplios, para nada grandilocuentes, y el movimiento de manos tan explícito como sus entusiastas palabras…
“En Nápoles, es posible visitar 457 iglesias consagradas, más que en cualquier otra ciudad italiana…”
En este dato debemos disentir,… solo contamos 454. Bonito número.







A media mañana, llaman la atención las filas en las pizzerías de renombre (las encuentras en todas las guías), pues si bien es cierto que no se come una buena pizza napolitana en cualquier sitio, no resulta costoso dar con la trattoria o pizzeria (recomendables las que tienen el distintivo de elaboración tradicional) donde te servirán esa pizza  de base finísima, maleable, de bordes engrosados y crujientes, pocos ingredientes y el centro casi tierno… Caliente, todavia, la declaración de la pizza como  un Patrimonio inmaterial de la Humanidad por la Unesco.  No te cortes, aprovecha, difícilmente comerás pizzas tan en su punto, con sabores tan rotundos y definidos como en Nápoles…Y menos a ese precio.  





Nápoles ama el comercio con pasión y sus diferentes mercados contrastan por su cercanía. En Via Toledo, en las inmediaciones de la Piazza Caritá, el bullicioso Mercado de Pignasecca ocupa la calle que le da nombre y aledañas: sacan las tiendas los expositores a la calle y los comerciantes ajenos al barrio instalan coloristas tenderetes con género de lo más variopinto, en ellos adquieren los napolitanos de a pie las viandas y enseres que precisan. Apenas trescientos metros al sur, próximo a la Piazza del Plebiscito, en la permanentemente en restauración Galleria Umberto I, diseñada por el ingeniero Enmanuele Rocco y construida entre 1887 y1890, que emula la glamurosa Galleria Vittorio Emanuele II de Milán, acoge en este lujoso marco para envidiar cadenas comerciales de implantación internacional junto a comercios de renombre napolitanos, además de algunos restaurantes y cafeterías para turistas de dudoso gusto, y todo ello bajo una increíble cúpula de cristal y acero…





Llegado a este punto, Michele saltaría como un resorte…
“…Sí, Milán tiene maqueada su Galleria, pero Nápoles tiene dos, la Galleria Vittorio Emanuele II  y la Galleria Principe di Napoli, y sí, las dos pendientes de dignificar como se merecen.”
Al terminar la frase asomaba ya en su rostro diáfano una nota de rabia y escepticismo…






Si el reloj no marca todavía las 17,30h.,  una hora antes del cierre, haz fila, ahora sí, y visita la Capella San Severo (recomendada encarecidamente tanto por Michele como por el comerciante napolitano del estiloso y elegante establecimiento Tramontano de Via Chiaia), mandada construir por una madre en duelo, asesinado su hijo y la amante por el marido despechado. Entraras en el mausoleo de la familia Príncipes de Sangro, un espacio que se abarca casi  de un vistazo, mas ocupado por un conjunto de grupos escultóricos y figuras solitarias que requieren cada una su mirada, y en el centro de la capilla el “Cristo Velato” de Giuseppe Sanmartino (1753), impresiona la muerte bajo el velo y cuya trasparencia etérea le confiera al sufrimiento dignidad extrema… Cuál fue el secreto que el mecenas, científico, masón, alquimista y príncipe, Raimondo Sangro (enterrado en la capilla), confió al artista, según cuenta la leyenda, y le permitió convertir el tul trasparente que cubría la escultura en mármol blanco. Las imagenes, para imaginar...   




Siéntate en la inmediata Piazza San Domenico Maggiore y relájate, con un tonificante spritz,  de tantas sensaciones…



Cuando la tarde comienza a confundirse con la noche acércate a la Piazza Dante, arriba de Via Toledo, paséala, conoce a los napolitanos que hacen vida en ella, ojea libros y las más insospechadas curiosidades en papel en las numerosas librerías del entorno de la Port´Alba… Callejea hasta la cercana Piazza Bellini y empápate del ambiente callejero, festivo, reivindicativo frecuentemente, entre bohemio y progresista, vanguardista o canalla, entra en cafetines minimalistas unos y con rancio olor a polvo otros, a las pequeñas tiendas y talleres de artesanos de ropa, joyas, encuadernación o juguetes… Otra opción puede ser llegarse al barrio comercia de Chiaia y con calma adentrarse en distinguidos templos  del consumo, marcas comerciales de “morro fino”, o en esas otras basílicas, más asequibles, franquicias y grandes cadenas del prêt-à-porter, veras en Nápoles las mismas que en Roma, Paris, Londres o Madrid… 





Agotado de callejear, de observar a las gente tan diversa  que acoge esta ciudad cada vez más cosmopolita o quedar fascinado con sus múltiples tesoros…

… Puedes optar por una cena a pie de calle, cerveza en mano y cucurucho de fritos adquiridos en alguna de las diminutas freidurías, pronto  seleccionarás donde degustar los más crujientes y menos aceitosos: croché di patate, arancini di riso y todo tipo de verduras rebozadas en tempura, sentados en el bordillo de la acera o en taburete alto alrededor de una pequeña mesa redonda… O decidirte a buscar una a cogedora osteria, las hay interesantes en todo el grandísimo Casco Antiguo napolitano y elige entre los platos del día aquellos que te resulten novedosos: espaghetti con ricota y menta, pasta e ceci con pomodori e basilico, pólipo con pomodori e origano...



Si resta pujanza, cerca encontraras alguno de los bares de copas que animan las noches de Nápoles donde apurarás la “última” antes de recogerte a reparar fuerzas, pues esperan al alba nuevas sorpresas en esta ciudad que, según cuenta la leyenda, fundaron los griegos en honor a Parténope que, por no corresponder Ulises al amor de la sirena, se dejó morir en el fondo del Mediterráneo, este Mar apenado depositaria su cuerpo en las playas de la hermosa bahía de Nápoles, allí para rendirle culto se levantaría un primer asentamiento que llevaría su nombre … Sucesivos pueblos con sus culturas, reyes y dioses dejaron su impronta y, visto lo visto, nadie escatimó recursos e imaginación…



Este rico legado que la ciudad, y sus circunstancias, ha conservado, hacía argumentar con añoranza al apasionado Michele…
“Nápoles no tiene parangón… Qué ciudad italiana puede mostrar en su patrimonio con tres Palacios Reales: Reale di Capodimonte, Reale di Caserta y Reale di Napoli... Y cinco castillos: Castel Nuovo, Castel dell´Ovo,  Palazzo dom´Anna, en ruinas y oscuras leyendas, Castel Capuano, actual Palacio de Justicia, y el Castel de Sant´Elmo… Dónde encontraréis mayor esplendor…”

 

Amaneció lluvioso, tormentoso, y como los demás días pasados en Nápoles, una temperatura excelente. La lluvia había retraído a comerciantes y clientes en el Mercado de Pignaseca, hecho que nos permitió llegar con rapidez a la terminal del funicular que desde Montesanto sube al barrio de Vomero. Una vez allí, nos acercamos, bajo el Castel Sant´Elmo y junto a la Certosa di San Martino, al mejor mirador de la ciudad, frente al siempre presente Vesubio que le imprime carácter y sobre el Nápoles monumental, roto en dos por Spaccanapoli, probablemente la calle que más hemos transitado durante nuestra estancia. Allí se agolpan ahora en la memoria las imágenes y las estimulantes sensaciones vividas en la ciudad y proximidades: las Islas de Ischia y Procida, dos esmeraldas volcánicas talladas por pescadores, reyes y artistas; los acantilados de la agreste costa Analfitana, terrazas esculpidas donde se asientan viviendas, iglesias o limoneros; o el alucinante viaje en el tiempo al visitar las ciudades de Pompeya y Herculano (serán estos paisajes merecedores de nuevas entradas en el blog). Nápoles fascina, y unido a su comarca enamora… Pasamos el resto del último día por el elegante y luminoso barrio residencial y comercial de Vomero.



Era temprano y las agiles manadas de scooters, el vehículo motorizado emblema de las calles de Nápoles, los quince caballos que mueven el motor de las Piaggio Beberly, y semejantes, forman parte de su cotidiana banda sonora, no destacaban aún por las aceras las animosas voces de los napolitanos y comenzaba entonces el montaje de “… los puestos de venta portátiles de las calles Via Firence, Bologna, Torino o Milano” a donde íbamos antes de partir de la ciudad, desmontados ya los prejuicios  de quienes “…nos la describían cuando preparábamos el viaje a Nápoles”, pues era nuestra intención adquirir en la Sfogliatelle Attanasio, pasticceria histórica de Nápoles, una bandeja con unas de las mejores sfogliatellas que se elaboran en ella. Pretendíamos disfrutarlas esa misma noche en Madrid con dos amigos. 



Instalados ya en el vagón de la Frecciarossa camino de Roma donde cogeríamos el avión, y sin dejar de manifestar entusiasmo en las conservaciones y en los pensamientos por los días vividos en la bella región de la Campania y su capital,…



 …me vinieron a la cabeza la imagen y la voz de Michele, el joven napolitano, en los asientos del Circunvesubiano
“Entre los Saboya, Garibaldi y... (levantó la vista, miro con rapidez hacia adelante y a la izquierda y bajo la voz…) la “Camorra”, no han permitido que Nápoles muestre su grandeza y  honor.